Top

Si estáis planeando una escapada al archipiélago de las Azores, en esta entrada os dejamos un resumen de nuestros consejos y recomendaciones y algunas curiosidades de las islas, aunque tenéis toda la información que debéis saber antes de viajar en nuestra guía de las Azores.

Antes de viajar

  • No olvidéis el pasaporte o documento de identidad en vigor y con una validez mínima de 6 meses.
  • Las tarjetas de crédito están aceptadas en prácticamente todos los restaurantes, tiendas y hoteles.
  • Nosotros viajamos con las tarjetas gratuitas sin comisiones de Revolut.
  • De todos modos es recomendable viajar con seguro médico. Nosotros siempre lo contratamos con IATI Seguros, ofrecen muy buenos precios y amplias coberturas en distintas modalidades de seguros de viaje internacional. Además, con nuestro enlace tenéis un 5% de descuento en vuestro seguro IATI.
  • No es necesaria ninguna vacunación especial.
  • Si no tenéis roaming gratuito, podéis comprar una eSIM de Holafly para viajar a Europa. Se solicita online, se recibe vía email y se activa escaneando un código QR sin cambiar la SIM propia). Ofrece datos ilimitados y el precio dependerá del periodo de tiempo seleccionado.
  • El permiso de conducir de los países de la Unión Europea es válido en Portugal. Para aquellos expedidos en otros países extracomunitarios, se debe solicitar el permiso de conducir internacional o una traducción jurada del carné de conducir.

Reservas anticipadas

  • Contratad el coche de alquiler lo antes posible ya que la flota se agota enseguida, sobre todo en temporada alta. Hay muchas empresas locales donde podéis hacerlo. Una de las más conocidas es Ilha Verde pero nosotros leímos algunas críticas negativas y acabamos reservando con Auto Ilhéu en São Miguel y con AutoAtlantis en Flores (ambas muy recomendables, buen trato y gestiones rápidas).
  • Azores es uno de los mejores puntos del planeta para avistar cetáceos. Si queréis disfrutar viendo ballenas y delfines en libertad, reservad con antelación en alguna de las empresas de la isla de São Miguel, sobre todo si queréis hacer una excursión más privada en lancha rápida o si viajáis en temporada alta (el resto del año es más fácil encontrar plazas libres): Terra azul desde Vila Franca do Campo; Terra do Pico desde Mosteiros; FuturismoEnjoy Azores desde Ponta Delgada; y Picos de Aventura desde Vila Franca o desde Ponta Delgada. El precio ronda los 60-70 euros por persona y las excursiones se hacen en catamarán o en lancha rápida con guía marino y en portugués e inglés.
Cachalote en Azores

Imprescindibles en la maleta

  • No olvidéis el protector solar, al final todas las actividades son al aire libre y sobre todo si vais en primavera y verano hay muchas horas de luz.
  • Tampoco debe faltar un cortavientos impermeable para las rachas de viento, los bancos de niebla húmeda y los chaparrones imprevistos (el tiempo es imprevisible en las Azores y muy cambiante).
  • Imprescindible llevar un calzado cómodo de senderismo para caminar por los senderos de las islas, a veces embarrados por las lluvias.
  • Si tenéis dron, no os lo dejéis en casa. Las islas tienen paisajes naturales espectaculares y solicitando los permisos adecuados, se puede volar en gran parte de las islas sin problemas (salvo en las zonas restringidas militares, espacio aéreo). Para pedirlos es necesario estar registrado como piloto de drones y tener un seguro de responsabilidad civil (nosotros lo tenemos con Cover Drone). Nosotros los solicitamos en la AAN (Autoridad Aeronáutica Nacional de Portugal).
  • Aunque podrán daros asistencia sanitaria si la necesitáis, es útil llevar un botiquín con lo esencial para hacer curas de primeros auxilios (tiritas, vendas, apósitos, suero fisiológico, antiséptico) y medicamentos básicos (antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos, antihistamínicos, corticoides en crema).

Os dejamos una entrada con todos los imprescindibles en nuestra maleta para cualquier viaje.

Dron en las Azores

Otros consejos y curiosidades

  • Hay muchos habitantes que hablan inglés. Esto es debido en gran parte a las emigraciones que han sufrido las Azores a lo largo de su historia, sobre todo a EEUU (también a Brasil y a Canadá). Una de las más masivas fue tras la erupción en Faial en los años 50 del siglo pasado, cuando el presidente de Estados Unidos hizo un llamamiento a todos los azorianos. Muchos de aquellos emigrantes han regresado a sus casas para jubilarse o los familiares de aquellos vienen a pasar las vacaciones al lugar de origen de sus antepasados, por eso escucharéis mucho inglés americano y también veréis banderas estadounidenses en algunas casas.

El hotel donde nos alojamos en Flores, Aldeia da Cuada, era una antigua aldea que fue abandonada entre los años 60-80 del S.XX cuando todos sus habitantes emigraron a América en busca de una vida mejor. Un matrimonio ha ido comprando y rehabilitando las casas, transformándolas en un alojamiento rural original y dando vida de nuevo a la aldea.

  • El ukelele tiene su origen en las Azores, los inmigrantes llegaron a Hawaii a finales del S.XIX llevando consigo una especie de guitarra pequeñita de cuatro cuerdas llamada cavaquinho, del que después derivó el tan conocido instrumento hawaiano.
  • Os daréis cuenta pronto por qué las hortensias son un símbolo del país, las veréis por todos lados, jardines, parques y sobre todo a ambos lados de las carreteras, muchas veces no dejan ver el paisaje de lo tupidas que son.
  • El clima de las Azores es muy muy cambiante, y aunque las temperaturas y precipitaciones son bastante constantes durante todo el año (gracias a la Corriente del Golfo), en un mismo día puede llover, hacer sol, niebla, viento… (tened cuidado con las lluvias fuertes imprevistas). No nos sirvieron de mucho las webs o aplicaciones de predicción del tiempo. Los propios azorianos no confían en las previsiones meteorológicas, simplemente esperan al día siguiente para ver qué tiempo hace. La única que nos dio algo de información fiable fue SpotAzores para comprobar el tiempo y la visibilidad antes de ir a través de la imagen en directo que ofrecen las webcam instaladas en distintos puntos de las islas. 
  • En muchos pueblos como Sete Cidades o Mosteiros veréis, junto a las viviendas, pequeñas casetas de madera sobreelevadas similares a los “hórreos” del norte de España y con igual función: almacenar los víveres y las cosechas alejados de la humedad del suelo y de los roedores.
Hórreo en la isla de Flores
  • En el barrio de São Roque, junto a Ponta Delgada en São Miguel, hay muchos invernaderos de vidrio pintados con cal que esconden grandes plantaciones de piñas (un sistema de cultivo único en el mundo para recrear las condiciones de humedad y calor que necesita la piña). Fueron importadas desde Brasil y han conseguido adaptarse muy bien al clima subtropical de las Azores.

Podéis alojaros, como hicimos nosotros, en Herdade do Ananás, un hotel con mucho encanto ubicado dentro de una de estas plantaciones. Además de ofrecer habitaciones amplias y cómodas y un desayuno muy rico, hacen visitas a las plantaciones y tienen un jacuzzi en uno de los invernaderos, ideal para relajarse junto a las plantas de piña después de los días de ruta por la isla.

Jacuzzi en la plantación de piñas de Herdade do Ananás
  • Las únicas plantaciones de té de Europa las encontraréis en São Miguel. Las empresas familiares Chá Porto Formoso y Chá Gorreana explotan los cultivos y ambas pueden visitarse. Nosotros hicimos una visita gratuita a la segunda, donde nos explicaron el proceso de recogida y producción, y degustamos un par de tés al final. La visita a las campos se puede hacer por libre recorriendo las senderos y los paisajes son impresionantes. No os olvidéis ese día el dron.
Panorámica de Chá Gorreana y los cultivos de té
  • El agua del grifo en las islas es potable y de buena calidad. Llevad una botella rellenable para las rutas. En la mayoría de restaurantes nos daban agua del grifo filtrada.
  • Los azorianos son muy devotos y tienen una fuerte tradición religiosa. Veréis placas de azulejos con multitud de santos encima de las puertas para bendecir la casa, además de ermitas, capillas y mini santuarios por todos lados.
  • A orillas de la Lagoa das Furnas hay una zona de fumarolas y lodos burbujeantes donde están los pozos en los que se prepara el famoso cocido de Furnas, un cocido de carne, legumbres y verduras que cocinan en unas cazuelas que meten en unos hornos hechos en el suelo para aprovechar el calor del subsuelo. Los cocinan durante horas cubiertos con mantas y tierra. Hay varios restaurantes del pueblo que los hacen allí y un rato antes de servirlos van con furgonetas a recoger las cazuelas. Es algo entre curioso y excesivamente turístico. El acceso cuesta 3€ por persona.
Fumarolas en el Lago de Furnas

Entradas relacionadas

Somos Antonio y Rafa, y cómo a vosotros, nos encanta viajar. Nos hemos decidido a escribirlo aquí para tener ese recuerdo de forma accesible, y para poder facilitar nuestra información a los amigos que nos piden consejo. Esperamos que disfrutéis leyendo el blog como nosotros lo hacemos al escribirlo.

travelisnotjusttourism@gmail.com

Deja un comentario